¿Cómo definir a cuántas personas acudir para obtener información (muestra)?

De acuerdo con el tamaño de la población a la que se le solicita la información, el investigador debe definir si acude a la población total o a una muestra representativa de ésta.

La población y el número de personas a las cuales se les puede solicitar información dependen tanto de los objetivos y alcances del estudio como de las características de las personas que la pueden suministrar.

Cuando las personas, dadas sus características, son plenamente identificables por ser miembros de una empresa, de un determinado estrato social o grupo, de un segmento de mercado, por compartir condiciones socioeconómicas, por tener atributos similares como profesión, edad, género o por pertenecer a una región o país, se obtiene información mediante la aplicación de técnicas de cuestionario como encuestas, sondeos, entrevistas, tests, que conduzcan a resultados de carácter cuantitativo. Esto significa que la información obtenida puede cuantificarse y analizarse bajo parámetros estadísticos. Además, se podrán definir otras técnicas (sesiones de grupo, por ejemplo) que permitan, a partir de la información obtenida, inferir resultados de tipo cualitativo.

Censo y muestreo:

Al aplicar técnicas de encuesta, sondeos, tests, es necesario definir el número de personas de las cuales se espera obtener información. En este momento el investigador debe precisar si hace un censo que incluye a toda la población o define una muestra de la misma. Una muestra comprende el estudio de una parte de los elementos de una población, mientras que el censo consiste en estudiar todos los elementos de ésta. En teoría, el investigador podrá pensar que es conveniente estudiar la población completa; en la práctica, quizá sea conveniente realizar un muestreo.

El uso del muestreo es aconsejable cuando la población es infinita, en cuyo caso sería imposible realizar un censo. También puede emplearse en poblaciones finitas de gran tamaño. Una muestra puede ser más conveniente que un censo, en especial cuando se requiere información inmediata sobre una población, ya que por su tamaño demanda demasiado tiempo obtenerla; además, puede darse el caso de que ciertas poblaciones se inclinan a cambiar de parecer rápidamente; por eso la mayor parte de los estudios de opinión deben hacerse durante un tiempo breve, pues ésta tiende a variar con facilidad. El costo de efectuar un censo es muy alto. Cuando se realiza un censo de una población grande, la confiabilidad de la información puede afectarse, en razón de que al procesar una gran cantidad de datos existe el riesgo de que se introduzcan errores. El muestreo hace posible una mejor plantación y control en el diseño de la investigación y permite desarrollar un estudio más detallado sobre la población.

Es importante precisar que, a pesar de sus beneficios, no siempre es oportuno utilizar el muestreo. Se recomienda usar el censo cuando la población de interés sea tan pequeña que en costo y tiempo adicionales en el estudio de la población estén plenamente justificados. También, si el tamaño de la muestra requerido es relativamente grande comparado con el tamaño de la población, si el investigador determina que se precisa una exactitud completa en la información.

Deja un comentario

No hay productos en el carrito.

Chatea con nosotros por WhatsApp
1
X